‘Dreams’ para PS4 es todo un sueño de No-Code (más o menos)

Dec 17, 2019

Hola a todos. Como dije cuando empecé este blog, algunas veces simplemente hablaremos de cosas divertidas y emocionantes. Pues bueno, hoy es uno de esos días. Estoy muy emocionado por esto, ya que no solo se relaciona con nuestro tema recurrente del No-Code, sino que además es algo que simplemente se ve genial e increíble. Estoy hablando, por supuesto, del juego Dreams, para PS4, que hace poco reveló su fecha de lanzamiento para inicios de 2020 🤞. Este juego, digámoslo de una vez, funciona muy parecido a como funcionan las herramientas de No-Code de páginas web y aplicaciones, pero está aplicado al diseño de videojuegos.

Algunos de ustedes sabrán de lo que estoy hablando (sí, vi su sonrisita), y otros no, así que intentaré ser un ser humano decente y les daré contexto a las personas que no están familiarizadas con el juego y su fascinante historia.

Dreams es un juego desarrollado (¿o en desarrollo? ya hablaremos de eso) por Media Molecule —la compañía responsable por la franquicia de Little Big Planet— y su premisa básica es la de una plataforma para diseñar videojuegos. Sí Karen, ya sé que no es SOLO eso, pero en esencia podríamos describirlo de esa manera.
¿Pero por qué es emocionante esto? ¿Por qué estoy escribiendo de esto en este espacio sagrado dedicado al desarrollo de software? Bueno, primero que todo, porque el diseño de videojuegos es desarrollo de software, y también porque porque el juego funciona muy parecido a la forma en la que las plataformas de No-Code hacen páginas web y aplicaciones móviles.

Ya… ya vi que estás alzando la mano allá al fondo, intentando decir que Dreams no es el primer juego que permite esto y que deberíamos ver, por ejemplo, el editor de nivel de Tony Hawk Pro Skater 2, en el PlayStation original (y sí, es increíble). Y tienes razón, Dreams no es el primer juego que permite creación y edición de niveles, pero es tal vez uno de los primeros cuyo centro es ese, y es tal vez el más ambicioso hasta la fecha.

Es similar a lo que ha pasado con las herramientas No-Code. Webflow y Bubble no son las primeras en intentar cambiar las reglas de juego en desarrollo de software. Tal vez los Tony Hawks de este terreno serían plataformas como WordPress, Wix, Shopify. Sobra decir que han hecho (y lo siguen haciendo) un trabajo ejemplar al democratizar la posibilidad de tener una página web o una tienda online sin necesidad de saber de código o de contratar a un profesional en el área.

Pero en cierto punto esas herramientas empezaron a sentirse limitadas, así como la mayoría de editores de nivel en los juegos se sintieron repetitivos y reducidos (me habría gustado tener un skate park que no siempre estuviera ubicado en una bodega, por ejemplo). Empezamos a notar que muchas páginas web se veían iguales y que esas eran las opciones que teníamos, a menos de que pudiéramos pagarle a un desarrollador.

Y así las cosas se estancaron un tiempo en ambos frentes (el de los videojuegos y el del No-Code) hasta 2012 y 2013. Este último año fue interesante pues, por un lado, se fundó Webflow, y por el otro, se reveló el primer adelanto de Dreams en el PlayStation Meeting. El adelanto generó revuelo y emoción, pero no fue sino hasta 2015 que se anunció oficialmente el juego. En 2019 este tuvo un lanzamiento anticipado (un early release) y algunas personas tuvieron la oportunidad de jugarlo. Pero finalmente, en febrero de 2020, el juego tendrá su lanzamiento comercial masivo.

Dreams fue (¿Es? ¿Será?... todavía no sé) un juego decisivo. Sí, no fue el primero en hacer lo que hace, pero sí es el más potente, el más ambicioso y el que se ve más profesional en todo lo que hay en el mercado. Es lo más cerca que estaremos de crear verdaderos videojuegos, ya sea en un entorno 3D o en un estilo más clásico en 2D. Por fin puedes hacer algo más que añadirle rampas a tu parque; ahora puedes bajarte de la patineta ya hacer que Tony Hawk resuelva el misterio detrás de un asesinato.

Dreams permite una magnitud de creación que yo nunca había visto. Puedes crear tus niveles, tus personajes, sus acciones, sus estilos, y hasta la banda sonora. TIENE UN MALDITO EDITOR DE MÚSICA. Y también funciona gracias a la interacción de su comunidad. En el juego no solo puedes crear tu videojuego sino que también puedes jugar en los de otros usuarios, y si ellos lo permiten, hasta puedes editarlos y mejorarlos.

Es muy parecido a lo que pasó con lo que llamamos el movimiento de No-Code. En los últimos años, gracias a herramientas como Webflow y Bubble, las posibilidades No-Code se han adueñado de un sinnúmero de usuarios y compañías. Esto es porque, al igual que Dreams, estas nuevas plataformas permiten cosas inimaginablemente poderosas y diversas, dándoles a usuarios no experimentados la posibilidad de crear páginas web complejas, de hacer aplicaciones móviles, de hacer CMSs, y mucho más.

Si todavía no están seguros de cómo funcionan las herramientas de No-Code, busquen Dreams, de hecho, jueguenlo si tienen la oportunidad. Está lleno de “Drag-and-Drop”, decisiones basadas en una cierta lógica y, lo más importante, mentes creativas.

HelloGuru.

const headerTagLinks = document.querySelectorAll('.js-header-tag-link'); for (x = 0, l = headerTagLinks.length; x < l; x++) { const lang = headerTagLinks[x].getAttribute('data-slug').split('-')[1]; const shouldRemoveLink = lang !== document.documentElement.lang; if (shouldRemoveLink) { headerTagLinks[x].remove(); } }