El ojo inexperto

Sep 28, 2020

Es muy satisfactorio saber que uno es bueno en algo, ¿verdad? Quiero decir, es objetivamente bueno uno saber crear una página web, escribir una canción, hablar japonés. ¡Es genial! No hay duda. Desarrollar esas habilidades toma tiempo, esfuerzo, dinero y a veces incluso sufrimiento (volvemos al estancamiento). Pero todo vale la pena porque podemos mostrar nuestros talentos, podemos crear; somos dioses en un mundo de hombres, ¿verdad?

¡NO!

Otra vez, sí, ser hábil en algo es genial, pero obviamente no te da poderes divinos y, más importante para los fines de este tema, no viene sin unos pocos (poquísimos) defectos. Por la forma en la que funcionan nuestros cerebros, cuando dominamos una habilidad empezamos a editar y 'automatizar' algunos de los procesos. Esto es grandioso en términos de eficiencia de tiempo y esfuerzo mental. Cuando hablas en tu idioma natal no estás pensando en cómo debes conjugar el tiempo pasado, ¿verdad? Es algo que simplemente sabes y haces automáticamente.

Pero en ocasiones esas cosas obvias que damos por sentado pueden hacer una gran diferencia. Y es por eso que es importante estar acompañado de personas de diferentes entornos, con diferentes experiencias y diferentes habilidades. De esa forma, siempre habrá un novato en algún tema y este podrá opinar desde la inexperiencia (que es más valioso de lo que pensamos).

Probablemente has escuchado mencionar el término 'cámara de eco' o su versión en inglés 'echo chamber'. Su página de Wikipedia lo define como "la descripción metafórica de una situación en la que la información, ideas o creencias son amplificadas por transmisión y repetición en un sistema «cerrado» donde las visiones diferentes o competidoras son censuradas o están prohibidas o minoritariamente representadas". Este concepto es muy utilizado en círculos de periodismo, portales de noticias y en redes sociales, pero también es aplicable para emprendimientos y proyectos de negocio.

Si tu startup está conformado exclusivamente por desarrolladores, existe una pequeña posibilidad (aunque no por eso menos real) de que cuando se enfrenten a un problema, ninguno pueda detectarlo, pues este se encuentra oculto en las obviedades. Básicamente, están atrapados en una cámara de eco de su propio conocimiento. Pero podría tardar apenas un segundo para un ojo inexperto decir de repente algo como: 'Oigan, ¿y esto no debería tener un botón de 'Inicio' o algo así?' y resolver el problema (ESTOY SIMPLIFICANDO PARA EL EJEMPLO, NO ME MATEN).

Esta es una de las razones por las cuales el movimiento del No-Code ha sido tan refrescante. Muchas nuevas ideas vienen de visionarios dispuestos pero tal vez inexpertos (al menos en el sentido tradicional).

Así que abramos un poco más la conversación de vez en cuando. Si están en un equipo grande, puede ser valioso pivotar ideas de desarrollo con los chicos de marketing o los de diseño, y lo mismo puede ocurrir en el sentido contrario, por supuesto. Es hora de derribar la cámara de eco estar dispuestos a que nos digan que no incluimos un botón de 'Inicio'.

const headerTagLinks = document.querySelectorAll('.js-header-tag-link'); for (x = 0, l = headerTagLinks.length; x < l; x++) { const lang = headerTagLinks[x].getAttribute('data-slug').split('-')[1]; const shouldRemoveLink = lang !== document.documentElement.lang; if (shouldRemoveLink) { headerTagLinks[x].remove(); } }