¿Es 'No-Code' el mejor término para describirnos?

Jun 23, 2020

Si vas a aprender de No-Code durante, digamos, 100 días (y ojalá mucho más), obviamente aprenderás de procesos, flujos de trabajo e interfaces tipo drag-and-drop. También podrías aprender, si vas lo suficientemente profundo en este mundo, de esta comunidad y lo que les interesa a sus miembros: su historia, sus jugadores más importantes, los proyectos emergentes e incluso los debates y la terminología.

Un debate constante en esta comunidad es, precisamente, uno sobre terminología. Y concierne a la identidad misma del movimiento. Desde hace algún tiempo ha habido una discusión frente a si éste debería o no ser llamado No-Code.

¿Por qué? Averigüemos.

Hace unos meses, Ben Tossell, de Makerpad, hizo un hilo de Twitter muy interesante en el que comentaba sobre varios temas para aclarar algunas cosas sobre el No-Code. Uno de esos, obviamente, fue el nombre. En primer lugar, habló de la forma correcta de escribirlo. Es 'No-Code', y no 'Nocode' o 'No Code'. La lógica detrás de esto radica en el hecho de que el "código sigue siendo utilizado, pero la abstracción que están usando no requiere de ustedes el escribir código. Al tener el guion unimos las dos palabras para darle nombre a este 'movimiento' —pero sigue habiendo código detrás de cámaras". Para Tossell, el guion conecta esa falta de código de los usuarios con lo que en efecto ellos sí hacen, pero tienen en cuenta que no puede haber una negación del código en el nombre, que sí estaría implicada en los otros dos usos del término.

Sin embargo, Tossell afirma que "No-Code" —con todo y guion— está lejos de ser el término ideal para lo que la gente del movimiento y la comunidad construyen. "Los movimientos no deberían estar basados alrededor de un negativo", declara en el hilo, diciéndolo desde lo que es probablemente una perspectiva relacionada al marketing. Darle a una marca un nombre que traiga a la mente negatividad puede ser mal visto según expertos, quienes recomiendan lo contrario. No se debería asociar la marca con "no" o "anti", sino que debería intentar voltear la discusión de modo que esta sea asociada con ser positiva o "pro" —a favor— (es importante aclarar que estas son recomendaciones básicas de marketing tradicional, y de ninguna manera son verdades o reglas universales). "Desarrollador visual es lo más cercano, pero sigue sin ser el correcto", añade Tossell para cerrar su opinión frente al tema —puedes ver todo el hilo aquí.

Pero hay quienes están a favor del término y lo defienden. Es el caso, por ejemplo, de Helen Ryles. Al dejar de lado el enfoque de marketing, e incluso la etimología del concepto, Helen piensa el nombre de No-Code desde un punto de vista práctico. Ryles acepta que no es un término perfecto, pero ha sido útil en el sentido que ha creado una comunidad. Ella escribe en Twitter: "Una gran razón que la gente no menciona por la que amo el nombre de #nocode: Me deja encontrar a otras personas como yo. Las herramientas No-Code han existido durante años pero han estado construyéndose en un vacío".

Ryles probablemente se refiere a herramientas como Wordpress, Wix e incluso Shopify, que son exitosas por sí mismas, pero que no necesariamente están asociadas a una comunidad, un movimiento o simplemente una forma de hacer las cosas. En la era de las redes sociales, donde estamos rodeados de etiquetas y hashtags, el término No-Code junta a muchas personas que hacen las mismas cosas, y ese aspecto utilitario es lo que gente como Ryles aprecia, incluso cuando no describe perfectamente lo que permiten hacer estas plataformas.

Así que sí, de un lado está esa parte conceptual del nombre: cómo describe lo que los desarrolladores hacen —o cómo falla en hacer eso—, cómo el 'No' puede estar asociado con 'menos que', y cómo puede ser impreciso. Del otro lado está la parte práctica; el poder verlo como 'es lo que hay, así que hagamos el mejor uso de eso' y, en efecto, hacerlo.

Si me preguntan a mí, estoy más alineado con esa segunda forma de pensar. Encontrar nombres para cualquier cosa siempre es una pesadilla. Pero casi siempre, al final, se trata más de las acciones que del nombre, más del producto que del nombre, más del movimiento que del nombre. Pregúntenle a cualquier persona que conozcan con una banda sobre cómo llegaron al nombre de ésta. Es probable que muchos digan que fue un infierno y que al final se decidieron por una opción incluso sin estar 100% convencidos. Es algo que pasa. Pero de nuevo, no se trata necesariamente del nombre. Dave Grohl odia el nombre de "Foo Fighters" y aún así es una de las bandas más importantes del rock.

Pero esa es solo mi opinión. ¿Qué piensan ustedes? ¿Deberíamos rebautizar el movimiento? ¿Dejarlo así? ¡Discutámoslo en nuestro reto de 100 días de No-Code!

const headerTagLinks = document.querySelectorAll('.js-header-tag-link'); for (x = 0, l = headerTagLinks.length; x < l; x++) { const lang = headerTagLinks[x].getAttribute('data-slug').split('-')[1]; const shouldRemoveLink = lang !== document.documentElement.lang; if (shouldRemoveLink) { headerTagLinks[x].remove(); } }