Los desafíos del aprendizaje con No-Code

Aug 31, 2020

Sabemos que sucede. Desearíamos que no fuera así, pero lo es. El aprendizaje de desarrollo de software es posible para quien esté interesado. Pero no podemos ignorar el hecho de que existen más barreras para unos que para otros. Y ciertamente hay razones para eso.

La primera de la que hablaremos es accesibilidad. No todo el mundo tiene el mismo acceso al conocimiento y eso siempre ha sido un punto clave para nosotros en HelloGuru. Es por eso que nuestro objetivo principal es el de democratizar el conocimiento y las habilidades del No-Code a través de nuestros cursos. Y es por eso que decidimos hacerlos completamente bilingües, con la esperanza de poder expandirnos aún más en términos de idiomas. Esa también es una razón por la cual el grueso de nuestros cursos depende de texto en vez de video, para que de esta manera personas con discapacidad auditiva también puedan hacer parte de la revolución No-Code. E incluso nos hemos cuestionado a nosotros mismos y hemos revisado el espacio de crecimiento que tenemos al hablar de desarrollo de software cuando se tiene una discapacidad visual.

Pero incluso si pudiéramos hacer todo lo que queremos para expandir el acceso, digamos en términos de idioma, quienes no hablan inglés seguirían teniendo problemas para manejar las herramientas pues la mayoría de ellas están disponibles únicamente en ese idioma. Esto significa que proyectos como HelloGuru u otras plataformas de aprendizaje en línea tendrían que traducir cada botón, acción y elemento para que estudiantes y potenciales usuarios entiendan lo que están haciendo. Y déjenme decirles, lo hemos hecho, pero es duro. Así que si queremos un verdadero movimiento de No-Code, debemos abrir las puertas y dar acceso amplio a las increíbles herramientas que más personas deberían conocer.

Otro reto es que esto aún es un misterio para una audiencia general. Para entender lo que es el No-Code, hay que entender antes lo que es el software y lo que hace el código y, créanlo o no, muchos no están familiarizados con ese mundo. Así que probablemente depende de nosotros, quienes ya hacemos parte del movimiento, comunicar y socializar de manera más efectiva lo que es el No-Code y lo que puede hacer. Eso puede ser por medio de tutoriales en línea, sí, pero también puede ser por medio de agencias de No-Code, por medio de influenciadores de redes sociales, por medio de increíbles productos hechos con No-Code, por medio de... ¡lo que sea! Es obvio que este es un interés de nicho, pero el círculo se puede ampliar y hay espacio para más personas, desde desarrolladores a usuarios a clientes.

¡Sí, clientes! Una palabra intimidante. Y tal vez yo esté sesgado, pues estoy trabajando desde el lado del e-learning, pero es posible que no nos estemos dedicando lo suficiente a los clientes. La comunidad del No-Code es genial, es saludable y es solidaria. También está muy enfocada en que sus usuarios puedan crear el proyecto de sus sueños. ¿Pero será que deberíamos pensar un poco como Webflow y desarrollar modelos en los que se permita crear para otros y cobrar más bien por el conocimiento? Tal vez tú no tienes un proyecto soñado, pero disfrutas crear aplicaciones móviles y eres bueno en eso. ¿Por qué no monetizar esa habilidad? Solo es una idea.

¿Pero qué piensan ustedes? ¿Cuáles son los retos que enfrentan todos los días como estudiantes, desarrolladores y usuarios de No-Code? ¿Qué previene que aprendan y qué los motiva a hacerlo? Cuéntennos.

const headerTagLinks = document.querySelectorAll('.js-header-tag-link'); for (x = 0, l = headerTagLinks.length; x < l; x++) { const lang = headerTagLinks[x].getAttribute('data-slug').split('-')[1]; const shouldRemoveLink = lang !== document.documentElement.lang; if (shouldRemoveLink) { headerTagLinks[x].remove(); } }