Product Managers y Technical Product Managers

Nov 04, 2021


Cada día son más las empresas que confían en los Product Managers. Se han convertido en una función cada vez más importante para las organizaciones de una gran variedad de industrias. Sin embargo, los que trabajan en torno al software o la tecnología en general pueden haber visto que una variante del papel se ha hecho popular últimamente: El Technical Product Manager, o TPM. Pero, ¿cuál es realmente la diferencia entre un Product Manager y un Technical PM? Y lo que es más importante, ¿se necesita uno o el otro, o ambos?

Entonces, ¿cuál es realmente la diferencia?

Aunque suene frustrante, depende. Lo sentimos. Las empresas nombran sus funciones de forma diferente en función de sus necesidades, tamaño y capacidad, por lo cual lo que pueden esperar y la forma en la que titulan los cargos puede diferir de una organización a otra. Sin embargo, parece que hay algunos puntos en común. Así que empecemos por eso.

Por lo general, los Product Managers, como cabría esperar, se ocupan de los "qués" y los "porqués". Se ocupan de la estrategia, el largo plazo, la priorización y los usuarios o clientes. Los Product Managers podrían llamarse los directores generales del producto y se ocupan de él de forma holística. Se encargan de la visión general.

Los TPM, en cambio, se ocuparían más de los "cómos". Una nota importante aquí es que esto no significa que no tendrán en cuenta los otros aspectos de la gestión de productos, sino que se centrarán más en la ejecución del mismo.

Sin embargo, el hecho de tener que encargarse de la ejecución no significa que se trate de un trabajo rutinario o que no requiera de estrategia. Los TPMs tienen que estar a la altura de cómo manejar el backlog así como los frameworks para construir los productos, deben ser conocedores de API's y esquemas de datos, y van a trabajar más hacia el interior del equipo que desarrolla el producto.

¿Deben las empresas tener ambos cargos?

De nuevo, se trata de una zona gris. Las jerarquías estructurales de las empresas pueden dictar la necesidad de un TPM y un PM, o sólo de uno de ellos. Podrían tener a ambos en el mismo nivel, o uno con más responsabilidades que el otro. Una de las funciones podría dividirse en otras más pequeñas o simplemente absorber ambas en una sola. Todo depende.

Si se trata de una organización enorme, probablemente no sólo habrá un Technical Product Manager, sino también especialistas más centrados en estos roles, como los Core o Growth Product Managers. De este modo, las tareas de cada área específica se gestionan con más cuidado, atención y tiempo.

Las grandes empresas también podrían preferir tener un Product Manager que se encargue de lo habitual, es decir: hablar con los usuarios, priorizar las tareas, tener una visión a largo plazo, etc., y en lugar de un TPM tener Product Owners, Engineering Managers y/o Delivery Managers.

Por último, es probable que las startups no tengan ambas funciones y que el Product Manager se encargue de las tareas por sí mismo. Si es necesario, en el proceso de contratación se indicarán los aspectos técnicos que se necesitarán para la función, pero lo más probable es que este se siga llamando simplemente "Product Manager".


Dicho esto, la vida de los PMs podría ser más fácil y menos técnica si tuvieran las herramientas que ya se encargan de eso, ¿no creen? ¿No sería mejor —tanto para los PM como para los TPM— que invirtieran su tiempo y esfuerzo en la estrategia y la ejecución, en lugar de dedicar tiempo a escribir queries, o en una engorrosa agregación y visualización de datos?