Ser autodidacta: la pieza clave de todo emprendedor

May 17, 2021

En muchos casos, los emprendedores y los autodidactas son la misma persona. Poder aprender por uno mismo y labrarse un camino laboral antes inexplorado son habilidades bastante similares. En ambos casos se está tomando las riendas del progreso personal y muchas veces una de estas se alimenta de la otra. Por eso, si tienes en mente empezar un nuevo negocio y emprender, es muy importante que sepas que estarás constantemente enfrentándote a distintos procesos de aprendizaje, y que debes llegar a estos por tu propia cuenta.

¿Pero qué implica ser autodidacta y por qué debería ser una prioridad en tu desarrollo como emprendedor?

Con el avance de la tecnología, es necesario aprender nuevas cosas y estar actualizado.
Foto por Mr. Bochelly / Unsplash

Empecemos por lo primero. En una situación ideal, las personas tienen una educación controlada y supervisada por otros hasta, aproximadamente, los 18 años. Esto nos brinda herramientas básicas como comprensión de lectura, escritura, análisis, lógica y habilidades matemáticas, pensamiento crítico, y sí… que “la mitocondria es la fuente de poder de la célula”.

Después de ese ambiente controlado, empiezan a bifurcarse los caminos. Algunos, sabiendo que quieren emprender desde un comienzo, deciden tomar una educación formal especializada en negocios o afines. Otros toman rumbos de aprendizaje formal diferente al del mundo del emprendimiento. Y otros más —ya sea por razones financieras o porque simplemente no está en sus planes— empiezan de inmediato a trabajar; muchos empezando a trabajar para otros, y unos pocos afortunados a concentrarse en su negocio propio.

Todas estas formas son válidas y en todas hay aprendizajes valiosos. Al tener una educación formal en el área de interés, uno aprende de quienes ya han pasado por el camino que uno desea tomar. Al estudiar sobre otras temáticas, uno puede aportar interseccionalidad y nuevas perspectivas. Al trabajar, se obtienen aprendizajes experienciales y lecciones de la vida real.

Y al emprender y empezar un negocio, ahí empieza una nueva etapa de aprendizaje. Todos deben tener esto en mente: tanto el que se graduó con honores de una prestigiosa universidad con un título de administración de empresas, como el que nunca pasó por una institución de educación superior. Como se mencionó anteriormente, emprender es labrarse un camino antes inexplorado, y por lo mismo, es necesario estar en constante desarrollo.

Es importante tener presente que este proceso de aprendizaje nunca para, pues el mundo tampoco se detiene —y menos si tu emprendimiento es digital. Así que lo primero que debes tener es resistencia. ¿Te tomó trabajo y te costó, pero aprendiste a pautar en Google y redes sociales? ¡Toma tu cambio de algoritmo cada par de meses! Cada día un nuevo avance en la tecnología y un nuevo competidor harán de tu trabajo un proceso más desafiante, por lo cual debes estar al tanto de cómo está operando tu industria y persistir en esa intención por aprender.

Así como es importante persistir, también es importante saber adaptarse. Con cómo avanza la tecnología, lo que es bueno y útil hoy, puede no serlo mañana. Esto no solo implica aprender cosas nuevas, sino también desaprender hábitos que puedan perjudicar a tu negocio (incluso cuando anteriormente fueron muy positivos). La adaptabilidad es además la habilidad que te permitirá iterar y mutar tu negocio a su mejor versión posible, y la que te llevará por caminos de aprendizaje inesperados y enriquecedores.

Todos estos caminos nuevos que se te presentan no servirán de nada si no llevas en ti una curiosidad constante. El emprendimiento y la auto-pedagogía son muy similares precisamente porque nacen de la misma motivación: la curiosidad, la experimentación, la no estaticidad. Es crucial que ante todo mantengas una mirada curiosa y abierta a nuevas posibilidades. La curiosidad te permitirá persistir cuando te estanques o fracases. La curiosidad te permitirá adaptarte cuando te encuentres en un callejón sin salida.

¿Y cómo alimentar la curiosidad? A través de la necesidad, de problemas, de estrellones. Si no eres innatamente curioso, la necesidad de sobrevivir o de avanzar debe ser esa motivación a buscar y descubrir nuevos escenarios.

En HelloGuru, por ejemplo, gran parte de nuestro equipo es autodidacta en una u otra forma. Al trabajar con No-Code, muchos debemos abrirnos paso descubriendo hasta dónde podemos llegar con una u otra herramienta. Al crear cursos de las mismas en español, debemos labrar nuestro propio camino y aprender en el trayecto. Y eso lo hacen tanto startups como mega corporaciones. Aprender y buscar nuevos panoramas será siempre una constante en el mundo del emprendimiento.

Y tú, ¿qué has aprendido en tu recorrido?


¿Quieres aprender No-Code? ¡Conoce nuestros cursos aquí!

const headerTagLinks = document.querySelectorAll('.js-header-tag-link'); for (x = 0, l = headerTagLinks.length; x < l; x++) { const lang = headerTagLinks[x].getAttribute('data-slug').split('-')[1]; const shouldRemoveLink = lang !== document.documentElement.lang; if (shouldRemoveLink) { headerTagLinks[x].remove(); } }