Sobre el trabajo remoto

Feb 25, 2020

Ok, hay que decirlo. Hay que reconocer que pasa. Los trabajadores remotos son probablemente los nuevos crossfitters, que a su vez son los nuevos testigos de Jehová. Ellos (o debería decir más bien, ‘nosotros’) constantemente están hablando de lo maravillosas que son sus decisiones de vida y están intentando convertir a los otros a este nuevo descubrimiento. Entiendo, puede ser bastante, puede ser molesto incluso para algunos. Pero lo que pasa es lo siguiente… el trabajo remoto de hecho sí es genial, y lo digo siendo alguien que no se deja llevar por modas (creo).

A menos de que tengas un trabajo inherentemente presencial y seas un profesor de preescolar o un instructor de tenis, probablemente puedes salirte con la tuya. Quiero decir, con trabajar remotamente. Y tal vez tú o tu compañía deberían intentarlo. Tal vez solo un par de veces al mes, o tal vez puedas sumergirte y trabajar remotamente tiempo completo. También es posible que no sea lo mejor para ti, y también está bien eso.

Pero si tienes la oportunidad, quizá deberías intentarlo.

¿Pero qué es exactamente el trabajo remoto? Probablemente puedas encontrar las definiciones, los beneficios y los problemas en muchas partes, pero bueno, voy intentar explicarlo aquí. En breve, el trabajo remoto es la posibilidad por fuera de un espacio tradicional de oficina o de un horario tradicional. En ocasiones tienes agencia sobre una de las variables, en otras, sobre las dos. Esto significa que puedes trabajar en tu startup, tu aplicación hecha con No-Code, tus trabajos freelance o lo que sea. Y que puedes hacerlo desde tu casa, desde una cafetería, un espacio de coworking, o una isla paradisiaca. Esto también quiere decir que podrías empezar tu jornada normalmente, de 9 a 5, pero también que podrías empezarla más tarde porque eres editor de un medio y los redactores te entregan sus piezas después de almuerzo, o antes porque quieres tener tiempo para pasar con tus hijos cuando lleguen de la escuela.

Pero esto es lo más básico del trabajo remoto. Casi todos los que están medianamente interesados en este estilo de trabajo ya saben lo que acabo de decir. Pero tal vez puedan considerar estos elementos adicionales.

Como empleador, por ejemplo, deberías considerar a los 61 millones de personas de la Generación Z que están empezando o van a empezar a trabajar dentro de poco. Como lo dejó claro WeRemoto en su más reciente entrada de blog, esta es la primera generación realmente compuesta de nativos digitales y esto es importante porque eso quiere decir que ellos en efecto saben que tienen opciones. Esta gente conoce las herramientas y posibilidades del mundo digital, lo que implica que un trabajo de oficina de 9 a 5 tal vez no es su primera opción al escoger dónde trabajar. La flexibilidad se vuelve, entonces, crucial.

Del mismo modo, tanto para el empleador como para el empleado, es importante la satisfacción con respecto a las condiciones laborales. Para muchos, el trabajo remoto juega un papel importante en este aspecto. En State of Remote Work 2020, un informe hecho por Buffer y AngelList en el que encuestan a más de 3500 trabajadores remotos de todo el mundo, hay una lista de varios beneficios del trabajo remoto; los tres primeros siendo la habilidad de tener un horario flexible, la flexibilidad para trabajar desde cualquier lugar y el no tener que transportarse.

Si comparo mi anterior trabajo, uno de oficina con horarios de 8 a 6, con el que tengo ahora, donde trabajo remotamente, puedo entender el gran valor de estos tres beneficios. Anteriormente solía levantarme a las 5 para llegar a la oficina a las 8, y luego llegaba a mi casa a las 7:30 u 8 de la noche, pues incluso cuando terminaba antes de tiempo mis labores del día, no podía salir de la oficina antes de las 6. Entonces, el horario rígido, el espacio físico de la oficina (que quedaba lejos de mi casa), y el transporte, se traducían en 15 horas de mí día entre semana. Adicionalmente, como debía dormir lo suficiente para la jornada del día siguiente, no había tiempo para jornadas extracurriculares. Esto evidentemente significaba que no había un equilibrio entre el trabajo y la vida, que es de lo que hablaré en mi siguiente punto.

Para muchos, uno de los aspectos negativos del trabajo remoto es la soledad. Cuando trabajas por tu cuenta, desde tu casa, puedes empezar a sentirte solo o sola, y esa es una crítica completamente válida. En mi caso, afortunadamente, ocurrió todo lo contrario y tiene que ver completamente con ese equilibrio de trabajo y vida. Solía sentirme agotado por mi trabajo, no era cercano a mis compañeros de trabajo y cuando llegaba a casa solo quería desconectarme. Esto eventualmente condujo a una soledad y a una distancia de muchos de mis amigos. Así que, a pesar de estar en constante movimiento y de estar compartiendo con las personas de la oficina, me sentía solo y aislado.

Las herramientas de trabajo remoto como Tandem, Slack, o Zoom ahora me permiten mantenerme conectado con mis colegas y hablar con ellos cuando necesito hacerlo, pero ahora, además, puedo terminar mis labores y encontrarme con amigos, cocinar una cena, ir a ver una película. No necesito levantarme al amanecer para poder llegar a tiempo a la oficina. Me siento refrescado social y psicológicamente pues, aunque trabajo desde mi casa, puedo hacer más cosas fuera de ella y balancear mucho más eficientemente esta compleja dinámica.

Es realmente increíble, pero si lo intentaste y viste que no es lo ideal para ti, eso es completamente válido. La gente puede llegar a sentirse sola en estas situaciones o puede ser simplemente inconveniente para otros. Sin embargo, si crees que te podría gustar, inténtalo y sácale todo el provecho, e intenta usar las herramientas para trabajadores remotos; cada día hay más y más.

¿Pero entonces eso significa que debería darle una oportunidad al Crossfit o la religión?

HelloGuru.

const headerTagLinks = document.querySelectorAll('.js-header-tag-link'); for (x = 0, l = headerTagLinks.length; x < l; x++) { const lang = headerTagLinks[x].getAttribute('data-slug').split('-')[1]; const shouldRemoveLink = lang !== document.documentElement.lang; if (shouldRemoveLink) { headerTagLinks[x].remove(); } }