Sobre la obsesión

May 11, 2020

El fin de semana pasado me obsesioné con un director de cine. Quería ver todo y saber todo sobre él. El problema es que ese director solo ha sacado dos largometrajes y algunos cortos. Pero esos dos largometrajes son algo realmente impresionante. Así que decidí buscar entrevistas sobre él, leer comentarios y reseñas de las películas y simplemente absorber todo lo que pudiera. Lo que aprendí, curiosamente, fue que dicho director también es obsesivo con sus intereses y su acercamiento a hacer películas. Cada detalle debe ser preciso, cada botón de los abrigos debe estar en el lugar indicado. Para él, para transmitir su visión, todo se trata de esa acumulación de detalles.

En ese momento recordé —pues creo que siempre lo he sabido en cierto grado—, siempre es necesario tener un poco de obsesión para crear algo único y especial.

Ahora, esto no quiere decir que debamos involucrarnos en comportamientos dañinos. No quiere decir que debamos dejar de comer o dormir. No quiere decir que renunciemos a nuestros trabajos. No se trata de eso. Lo que quiero decir es que, de vez en cuando, deberíamos poder enfocarnos en una única cosa. Después de todo, 'el que mucho abarca, poco aprieta'.

Por lo tanto, tal vez algún día, cuando no estés malabareando por cumplir con todo —que suele pasar con frecuencia y es una parte natural del emprendimiento—, puedes enfocarte en desarrollar muy bien una habilidad o en conocer mucho de un tema relacionado a tu proyecto. Tal vez diste un vistazo al mundo de la inteligencia artificial. Genial. Ahora sumérgete por completo en ella. Lee al respecto, mira videos viejos y nuevos, consume entretenimiento relacionado al tema, haz preguntas (a ti mismo y a otros).

Y cuando digo que te sumerjas, realmente quiero que lo hagas. Hoy en día somos muy afortunados por tener todo el acceso a la información que tenemos. Pero esto significa que casi todo lo que tú sepas, otro lo puede saber con facilidad. En ese momento, la cuestión se vuelve de profundidad e interés. No te quedes simplemente con la entrada de Wikipedia (nada en contra de Wikipedia. Es, de hecho, un gran punto de partida). No te quedes simplemente con la entrevista de tres minutos que encontraste en YouTube.

Ve más lejos.

¿Quieres saber todo sobre APIs? Genial. Empieza con Wikipedia y YouTube, pero haz lentamente la transición a publicaciones más densas y especializadas. Tal vez puedes conseguir un libro al respecto. Busca en Twitter o Slack a algún maestro en el tema. Y todas estas cosas sumarán y se verán en un producto más pulido. Un poco de investigación en APIs te muestra que en realidad no estás haciendo las cosas de la manera más eficiente en esta iteración de tu aplicación móvil. Mucho más conocimiento al respecto y tu aplicación corre como un chita.

Claro, a la larga podrás quedar saturado del tema. Y puede que incluso te alejes de él. Pero la investigación —o al menos una cantidad de esta— ya va a estar hecha para este punto, y ningún conocimiento es un desperdicio. Puede que no lo uses hoy, o mañana, pero recuerda, todo es una acumulación de detalles. Y tarde o temprano, probablemente tendrás la oportunidad de sumarlos.

const headerTagLinks = document.querySelectorAll('.js-header-tag-link'); for (x = 0, l = headerTagLinks.length; x < l; x++) { const lang = headerTagLinks[x].getAttribute('data-slug').split('-')[1]; const shouldRemoveLink = lang !== document.documentElement.lang; if (shouldRemoveLink) { headerTagLinks[x].remove(); } }